I'm a poet, I'm a fighter, I'm a preacher ♫











{31 agosto 2009}   Shot her dead and her heart exploded

Tell me baby don’t you worry, is like lying to a hangman jury.
De verdad no puedo creer que todo haya pasado tan rápido. ¿No extrañas tu pueblo, no extrañas tu agua, no volverás? No puedes dejar la niebla atrás no puedes ver. El día que te fuiste pensaste que nada dejarías atrás. No extrañas tu tierra y no vas a llorar. Tantos caminos conducen al mismo lugar.
Pero para cuando quieras volver a este sitio, no será igual, tu huella estará borrada de la tierra, tanto habrá cambiado. ¿Te habrás equivocado? Puede ser, ese mapa que te vendieron era un enigma, las rutas estaban sin marcar.
Pisando fuerte, como si fueras a mandar, te aseguro que este no es el lugar que abandonaste, te confundiste ya. El viento canta otras canciones y no se volverá a enredar en las viejas ramas que colocabas al caminar.
Va cobrando fuerza la voz que se pierde como arrullo entre tus oídos, lengua desconocida y fugaz, se te fue de las manos y no lo vas a recuperar. Todo por querer irte…todo por no regresar más, la luna no te sonríe, la sombra no te abriga más.
Y ahora te das cuenta, no es el mismo lugar, donde prometiste no marchar.
Ahora todo te basta, ahora te da igual, qué pena que tuviste que cambiar, yo sé que es mentira…te emboscaste a vos mismo sin pensar.
Y pobre vaquero, pobre vaquero sin hogar. Emprende otro rumbo, vas a tener que cabalgar, inventa una canción que el aire te quiera acompañar, colócate el sombrero, va a llover, mira más allá del horizonte, dispárate a nuevos horizontes.
Nos cansamos de esperar y ahí estás, lamentable buscando la fama perdida.

Un hijo pródigo sin perdón. Quizá la vida te juzgue muy duramente pero es la realidad. Algún día la ibas a tener que pagar, agradece que al menos no es físico el dolor y que pronto cuando quiebres hallarás nuevo destino. Nadie es inocente y no tienes a quién culpar. Mentiras intrincadas que no van a llegar.
No tienes a quién recurrir ni a quién llamar, triste lo tuyo, echa tu vanidad. Así como domaste todo cuanto veías, también podías cambiar. Fácil no era, ¿pero qué no te iba a dejar?
Tú mismo tu peor enemigo, callejón sin salida y pregunta sin acertar, ¿qué pena honda te debe abrazar?
Ahora que te fuiste y que no volverás, vista traicionera te vas sin arrancar, vamos… ¿cuánto te puede costar?
Unas cuantas leguas y puedes desaparecer,nombre esfumado que nadie parece conocer, hombre sin mundo qué lástima me das. Llamas a tu montura, es lo que te va a quedar. Pistolero barato, no más allá.
Podías pensarlo diferente,sé que podrías pero si tan sólo quisieras… esa es la meta. Tu brújula ya no anda, magnetismo fracasado… pobre de tu dirección, pobre de tu dirección, sin suelo al que llegar.
Por qué es que no desistes, todo lo desafías, todo lo vulneras, o al menos eso esperas de tu actitud.
No sé si estarás en lo cierto. No sé si estés en lo correcto. Tal vez soy yo la que pierdo, ya sin poder estar en pie, ya sin poder aferrarme a algo de pasado vivo que no muera. Tal vez como siempre, me encuentro errada, errante, sin nada más que decir, como un viejo recuerdo sin paradero…
Un reflejo sin espejo en el que quedarse preso, eso eres…tal vez demasiado poético para ser cierto.
Quisiera una frase que lo explique todo mejor que párrafos encadenados arrastrando palabras pesadas casi sin cesar, y cada una como la vieja puñalada que pudiera a mí misma dar, quisiera algo mejor que todo esto que al otro día no puedo fundamentar tal vez por falta de razón o alguna locura aún por encontrar.
Gracias a Dios, vaquero, me volví a equivocar.
Anuncios


et cetera
A %d blogueros les gusta esto: