I'm a poet, I'm a fighter, I'm a preacher ♫











{30 julio 2009}   Sirena

Él la miró sin demasiado convencimiento, pero algo le hacía creerlo. Ella seguía ahí, expectante. ¿Cómo es que ella no tenía un equipo, y seguía en lo profundo, respirando? No, debía ser una ilusión. Él se acercó, ella seguía adentrándose en las profunidades del mar, recorriendo pasadizos de corales y él área pronto se llenó de burbujas y peces multicolores…el sol reflejaba su luz en pedazos de agua, arriba todo era brillante, y no necesitaría este pesado equipo de buceo que le limitaba los movimientos, sin embargo quería seguirla, ella entró en una gruta oscura. Él lo pensó mejor, jamás había estado allí y si quedaba atrapado, moriría.
Regresó lentamente al sol, a la superficie, donde todo era más sencillo…se mantuvo a flote unos segundos…meditando sobre lo que había visto, o si en verdad era que lo había visto y se quitó la máscara. Una sensación de frío empezó a invadirle las piernas, por lo que se apresuró a nadar hacia la orilla, hasta que algo le trabó el pie izquierdo.Intentó zafarse, a primera instacia podía ser una roca, cualquier cosa, mientras no fuese un aguaviva…miró hacia abajo, ¡otra vez! Esa mirada verde resplandeciente…esos cabellos anaranjados y…¡entonces sí la había visto!
Le sonreía y al mismo tiempo revelaba curiosidad. Él sumergió su cabeza intentando devolverle el gesto y al quitar la mano de ella de su tobillo y cuando lo logró, ellá posó sus manos sobre el rostro de él.
Apenas podía creer que ella fuese…pero ahí estaba la prueba…esa cauda más azul que cualquier zafiro, hecha de escamas, su capacidad de vivir bajo el agua, y respirar allí abajo sin ayuda alguna.
A él se le estaba por terminar el aire de nuevo, esta vez debía subir y ella lo comprendió, lo dejó subir pero no permitió que él le tomase la mano para que subiera y hablaran.
Una ráfaga de burbujas hizo cosquillas en sus piernas, y el terminó más que desconcertado, intentando seguirla con la vista, pero ya no estaba,sólo un pequeño cristal atado a una soga pendía de su muñeca…

Quizás medio trillado, ¿no? Pero esto está inspirado en el intento de novela que se me dió por escribir hace un par de años atrás.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

et cetera
A %d blogueros les gusta esto: