I'm a poet, I'm a fighter, I'm a preacher ♫











{25 abril 2009}   Carta abierta a las autoridades y al pueblo argentino.

Presento de esta forma un reclamo, aunque no sea de manera completamente formal, quiero manifestar mi indignación por la falta de acción del actual gobierno argentino en referencia a la lucha contra el dengue al no declarar la epidemia habiendo más de 20.000 casos, siendo las provincias de Chaco, Catamarca, Salta y Jujuy donde más casos de esta enfermedad han sido hallados.

De acuerdo con un informe del ministerio de Salud argentino, como consecuencia del dengue murieron en todo el país sólo cinco personas: dos en el Chaco, igual cantidad en Salta y una en Catamarca.

Además quiero expresar mi inconformidad con respecto a la inactividad del gobierno en la toma de medidas preventivas por la inminente amenaza provocada por la influenza porcina, que en México ya ha cobrado 68 muertos y ha sido declarada como epidemia de riesgo internacional. No se puede permanecer impasible ante un hecho como este.

Además de muchísimos otros hechos ante los cuales siento una gran impotencia, como la situación de inseguridad tampoco asumida ni combatida en aspecto alguno.

Ya que el pueblo no gobierna ni delibera sino a través de sus representantes, también quiero dejar en claro mi posición respecto de las “candidaturas testimoniales” y los “superpoderes” pareciéndome una antentado a la democracia ya que esa figuara no está contemplada en la Constitución ni debiera estarlo, es una total falta de respeto a la voluntad del pueblo.

Las elecciones constituyen algo de lo que el gobierno debiera preocuparse en el sentido de que se lleven a cabo en tiempo y forma, permitiendo a los que están en condiciones de votar, hacerlo. No me parece relevante que les preocupe más cuántos votos van a obtener. Están dejando de lado a quienes tenemos la decisión de reelegirlos o no. Debieran preocuparse por la voluntad de sus electores, por el pueblo en sí mismo. No se está garantizando una buena salud, ni economía, ni educación, ni seguridad que es de lo que tiene que encargarse el estado.

No soy periodista, no soy intelectual, no soy privilegiada, no soy partidaria de “oposición”, ni “represora”, “discriminatoria”. Apoyaría esta gestión si dejara de encerrarse en lo que los demás piensan de ellos a través de actos tan sucios como la manipulación de los medios, de las instituciones, de los poderes, de las estadísticas oficiales, de los fondos nacionales en forma indebida.

¿Quieren opinión de gente joven? Aquí tienen una: sólo tengo 17 años, soy estudiante. Estoy a favor de la libertad, creo en el avance tecnológico para mejorarar el futuro de todos, creo que el libre prensamiento constituye al avance de la sociedad y creo que la crítica constructiva es lo que nos hace falta, creo en mi patria y sus hombres,creo en todos los valores que parecen haberse perdido, creo en que uno se abre el camino para lo que puede llegar a ser, creo que lo bueno cuesta y lo malo viene solo, creo en el valor del esfuerzo y la recompensa, creo en la convivencia a pesar de la diversidad de ideas, que la diferencias son buenas, que el saber nos ayuda, que las ciencias no son de gente “fría”, que proyectar nos ayuda saber qué hacer, que las ciencias realmente mejoran nuestro estatus de vida, que el arte es un muy buen medio de expresión, que razonar es la clave para el triunfo de toda acción. Que es hora de un CAMBIO PROFUNDO, y aunque sea lento, es NECESARIO POR SOBRE TODO.

Se han dejado de lado los valores, el patriotismo, las responsabilidades, la idea del progreso: endemoniada como si de la muerte misma se tratara. Sólo quiero paz. Basta de revolver el pasado en busca de culpables. Basta de dejar que el delito se cometa como si nada fuera. Basta de parcializar el cumplimento de las leyes. Basta de mano blanda. Basta de omisiones en conveniencia de unos y degradamiento de otros. Basta de discriminación a quienes pensamos distinto. Basta de hipocresías. Basta de no dejar en claro las cosas. Tenemos que saber qué votamos, qué hacen, basta de discursos que nadie comprende, que no tienen coherencia alguna con la realidad. Basta de esta paranoia permanente. Basta de ataques a la iglesia, al sector privado, a las personas que buscan realizar sus proyectos acusándolas de individualistas y egoístas, a quienes creemos que en Internet está la verdadera comunicación. La verdad está ahí afuera y no se puede negar. Siempre aparece por más que se oculte.

Simplemente soy una persona común que se ha hartado y no teme decir lo que piensa. Estoy harta de la manipulación de las ideas, de toda esta situación que ya no aguanto más.

Si no hiciera esto, sería señal de que he perdido la fe en que las cosas pueden cambiar, en que Argentina puede ser verdaderamente GRANDE, con todo lo que ello implica. Sería un signo, una auténtica señal de que nada me importa. Creo que aún estamos a tiempo. HAGAMOS ALGO.

FUENTES:

Prensa Latina

El País

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

et cetera
A %d blogueros les gusta esto: