I'm a poet, I'm a fighter, I'm a preacher ♫











{25 marzo 2009}   Dualidad

Y si tus brazos pueden serlo

junto a mi cuerpo.

Si mi temperamento por demás loco

puede serlo con tu actitud extraña.

Si tu calor en las noches

puede serlo con mi nostalgia.

Si puede serlo tu sonrisa

que siempre oculta algo más de lo que parece decir.

¿Qué tal si es cierto

y es una dualidad?

La sensualidad del silencio.

Tus labios en lo oscuro

y los míos

apenas rozados por la luz de tus pupilas.

Si se asoma a la ventana mi sueño,

no demoraré en hacerlo realidad.

Anuncios


eduard says:

No te preocupes por las visitas. Eres una bomba de talento experimental. Tienes mucho que ofrecer a los demás.
Yo trabajo con mac y Pc, tampoco soy amigo de windows mi del soft de pago.
Veo que no paras de darle forma al Blog, no tengas prisas, está para eso, sin embargo tal y como escribes quizás te iría bien conocer gente con tus mismas inquietudes a través de los comentarios. ¿No crees? Cada uno lo lleva como quiere, o debería.
Bueno, rosa azul, celebro que te hayas acordado de mi ventana y que sigas escribiendo con esa sensibilidad que te precede.
Y te dedico así:
Considerando en frío, imparcialmente,

que el hombre es triste, tose y, sin embargo,

se complace en su pecho colorado;

que lo único que hace es componerse

de días;

que es lóbrego mamífero y se peina…

Considerando

que el hombre procede suavemente del trabajo

y repercute jefe, suena subordinado;

que el diagrama del tiempo

es constante diorama en sus medallas

y, a medio abrir, sus ojos estudiaron,

desde lejanos tiempos,

su fórmula famélica de masa…

Comprendiendo sin esfuerzo

que el hombre se queda, a veces, pensando,

como queriendo llorar,

y, sujeto a tenderse como objeto,

se hace buen carpintero, suda, mata

y luego canta, almuerza, se abotona…

Considerando también

que el hombre es en verdad un animal

y, no obstante, al voltear, me da con su tristeza en la cabeza…

Examinando, en fin,

sus encontradas piezas, su retrete,

su desesperación, al terminar su día atroz, borrándolo…

Comprendiendo

que él sabe que le quiero,

que le odio con afecto y me es, en suma, indiferente…

Considerando sus documentos generales

y mirando con lentes aquel certificado

que prueba que nació muy pequeñito…

le hago una seña,

viene,

y le doy un abrazo, emocionado.

¡Qué más da! Emocionado… Emocionado…



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

et cetera
A %d blogueros les gusta esto: