I'm a poet, I'm a fighter, I'm a preacher ♫











{20 diciembre 2008}   Dos y dos son cuatro

“La libertad es poder decir libremente que dos y dos son cuatro”

Así culmina uno de los capítulos de “1984”, famosa obra de Orwell que una vez más voy a destacar en este espacio por su íncreíblemente actualidad que a veces da algo de espanto, parece que a pesar de todo no hemos podido acabar con la imposición de totalitarismos y la implantación de historia parcial.

Es algo que realmente aterra, pensémoslo detenidamente, ¿no es un atropello a la libertad imponer una ‘versión oficial’ de los hechos y considerar las narraciones imparciales de los mismos sucesos como herejía y blasfemia?

Entonces nos damos cuenta, que ante una reacción similar, estamos siendo víctimas de implantadores del pensamiento único, atontadores de la crítica, las decisiones y derechos individuales, de la opinión propia. Si carecemos de derechos individuales, ¿cómo podemos ser libres? ¿cómo podemos decir esto o aquello es “mío”? ¿o reconocer dónde empiezan los derechos de los demás?

Hay también que imponer ciertos límites, si bien somos todos habitantes de una misma nación, compartimos cultura, historia, tradiciones, religiones e idioma, no podemos decir que esto o aquello es de todos y aplicarlo como regla universal, ya que irrumpiríamos en el derecho individual, ese es uno de los pilares del fracasado socialismo científico, el confundir “individual” con “egoísmo” y “social” con “solidaridad”, “privado” con “malo” y “estatal” con “bueno”.

Y así con muchos coneceptos, podríamos seguir infinitamente, aunque no sólo es una estrategia del socialismo, sino del nazismo y de todo totaliarismo en general, un nacionalismo enfermo que con lleva resentimientos injustificados, guerra, odio, discrimanción y mucha violencia.

Es un tema importante para discutir ya que primeramente, somos ciudadanos del mundo y debemos abrirnos a él como parte que somos del mismo, somos como los engranjes de una gran máquina, que si no operan juntos, no hay producción, en este caso, progreso.
La libertad también constituye el quitarnos todo prejuicio ideológico para poder avanzar, romper las fronteraso acabermos como Babel, todos hablan pero nadie se entiende, es el precio de la reclusión, la ambición de destrucción, un “regreso” desmedido.

Hay que integrarse y pensar también en la forma en que esto afecta a las sociedades, pero también hay que tener en cuenta las libertades individuales y los derechos de cada uno, sino acabaremos en verdaderos desastres

Anuncios


Holap:

1984 es uno de mis libros favoritos.

Otro libro espectacular es “La Doctrina del Shock”, de Naomi Klein… ese libro realmente me dejó “shockeado” y cambió un poco mi manera de pensar.

Te recomiendo también ver “ZeitGeist”. A pesar de que tiene muchísimos errores e imprecisiones, es un documental espectacular que te hace pensar y cuestionar algunas cosas…

Saludooos 😛

P.D:
Un link:
http://carlosruizortega.wordpress.com/2008/10/14/zeitgeist-el-mejor-documental-de-la-historia/

P.D: Por un momento pensé que esa foto era del cruce de Alcalá con Gran Vía? xD



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

et cetera
A %d blogueros les gusta esto: