I'm a poet, I'm a fighter, I'm a preacher ♫











{24 agosto 2008}   Primavera

Recuerdo como si fuera ayer aquel mediodía veraniego, disfrazado de primavera.
Tú, sonreías. Yo, te adoraba.
Quería todo para tí.El sol te iluminaba con una luz preciosa.Pero más deslumbrantes eran tus ojos.
¡Ah, yo adoraba esa mirada amarronada que su valioso tiempo dedicaba a verme…sólo porque por un tiempo, no nos encontraríamos más!
¡Yo atontada quedaba con las sonrisas de tu boca!
Parecía estar en silencio. Y me decías frases tan bellas que en vano intentaré recordar…tu voz llegaba a mis oídos, suave y profunda…. yo suspiraba para mis adentros y continuaba reteniendo mi aire.
¡Uno a uno, desatabas los nudos de mi alma!
Yo, maravillada y tan inmóvil como si no existiese, casi lamentando el pasar del tiempo y mis parpadeos que me impedían verte por menos de un segundo, te escuchaba sin emitir palabra.
Es que casi no podía pensar en la idea de que momentos después te irías…¡ah! quería disfrutar cada instante, quería quedarme… quería permanecer allí.
Ah, quería pensar que no iba a extrañarte, que todo fue un engaño de mi mente, que no me harías falta en las noches de verano en que tantas veces evoqué tu recuerdo.
Entonces dejaste de hablar. No me perdí un solo detalle de aquel abrazo, acariciando tu calor, tu hermosura. Una risa, que intentaba ocultar mi congoja, se quedó detenida en mi garganta. Y mis labios esbozaron el gesto, la palabra que repetiría tantas veces, para mis adentros.
Pensé a cada instante de aquella despedida que se venía a mi mente…

<< ¡Te extraño! Y te admiro y te quiero. Y me encantan las noches en que duermo, porque me ayuda a pasar el tiempo, sin que sea consciente, de que él se aligera y falta menos para verte de nuevo. ¡Mi cielo! Son tus caricias de las que ahora tanto carezco…quiero tenerte junto a mí. Y así entonces… ¡Ay te añoro tanto! Pareces un lejano sueño del que he despertado y quiero volver a creerlo. Vacío en mi habitación.Soledad inagotable…¡ah, ríete, háblame, llámame! ¡Dime que eres real y que permaneces allí! Que me echas de menos, que me recuerdas siquiera un poco. Alíviame las ganas que tengo de estrecharte otra vez contra mi alma… como aquella oportunidad que hoy se me aparece, distante…¡si la espera no durase tanto!>>


Finalmente, aquel día se hizo realidad. Todo empezaba a vestirse de otoño, estaba casi preparado para recibirle. Pero la primavera de tu presencia llegó a mi corazón…

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

et cetera
A %d blogueros les gusta esto: