I'm a poet, I'm a fighter, I'm a preacher ♫











{16 agosto 2008}   Luz

Que avecina mi final.

No espero, no vacilo. Entrego. Vuelvo. La garganta, hecha nudo.

Huyo. A buscar refugio. No, ¿qué espero? ¿qué digo? Hay muchas palabras pero no para esto…

¿Por qué? Las palabras, ellas me enseñaron a describirme, pero esto es indefinible. Las palabras me enseñaron a hacer frases bellas, pero puede que estés cansado de una mentira que suene bonita. Eso te defrauda y me hace parte del montón. Cadenas, no las quiero.

Entonces intento algo nuevo. De pronto en tu mirada hallo la respuesta. Darme cuenta no ha sido sencillo, más con los misterios que encierras tan dentro… que siempre he querido saber.

Hay una luz, un secreto ahí mismo, que revela los míos, que puede ver mi alma… tan hermoso
resplandor domina mis sensaciones, soy de nuevo yo, pero esta vez sin velos. Sin disfraces, sin reservas ni camuflajes.

Así, sencillamente yo, esperando que todo pase. Nacen ellas, las perlas de mis ojos. Descienden. Son parte de mi dolor y tu desconcierto. Sintiéndome tan niña…cobijándome en tus brazos sin que entiendas la causa de mi dolor. Mísera suerte la mía. Quedarme…mis dedos se aferran y me hacen tuya…pero te pierdo. Descubierta, me siento tan…frágil…

Aún…necesito tus brazos, necesito amarte, necesito sentirte cerca. Necesito curar esta angustia. Miras, estás sorprendido, no yo. Para mí es nuevo intentar demostrarte todo esto, pero sabía que alguna vez quebraría. Sigo con el miedo de siempre… No quise llorar, sé que mi tristeza no ayudará.

Ya no sé… cómo explicar…me pides palabras, me pides que no calle. Pero no…me llamas dulcemente, con una voz tierna… más que la que imagino en mis sueños, más que la que resuena en mi recuerdo. Me llamas, mi nombre se pierde en las arenas del tiempo. Y tú le das vida de nuevo.

Ah…mis ojos no cesan…quieren verte pero mis brazos no se alejan de tu cuerpo. Porque la alegría ausente es la causa de mis lágrimas. Entonces es cuando debes enseñarme a sonreír de nuevo, porque no he aprendido…porque he olvidado tantas cosas, cuando renuncié a mis propósitos de negar todo cuanto afloraba en mí. Y dártelo…

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

et cetera
A %d blogueros les gusta esto: