I'm a poet, I'm a fighter, I'm a preacher ♫











{22 junio 2008}   Esperando…

Esperaría por tí toda la vida. Estoy ligada a los imposibles, ellos me buscan. Yo los encuentro y les doy cabida, de una manera completamente absurda y nueva, quizás demasiado como para que alcances a entender.

Ah, en qué crees que pienso, cuando detenida mi respiración por tu presencia, la sangre me sube al rostro. Qué crees que pienso si te digo que temo que de lejos escuches los latidos de mi corazón que parece salírseme al verte.

Qué crees qué pienso justo en el preciso instante en que muestro esa inevitable sonrisa. Te apoderas de todas y cada una de mis reacciones, estoy bajo tu control. ¿Y ahí ves? Es perceptible mi acción inaudible, bajo la mirada sin querer y sabiendo el por qué.

De forma que cuando te vas deja de existir toda la inspiración para mí. Pero también esa dicha incontenible que parece hacerme estallar. Yo suspiro por la nada, o esos sueños que jamás serán.

¿Cómo hacerte entender que me carcome por la noches esa ansiedad, mientras pienso en la forma de hacerte saber que esto ya no es un mero capricho?

¿Y para qué dar vueltas sobre la duda innegable, para qué?.

Si al final siempre acabas ganando, sigues sin comprender de qué hablo. Soy un juguete del destino, que se desliza en tu busca. Todo en vano.

Qué importa las millones de frases de amor que puedan salir de esta boca, si nunca pueden hacerlo. Ojalá deje de tentarme la ilusión con tu mirada, que parece ver más allá que ninguna, aparenta descubrirlo todo de mí.

Qué hacer, desquitarse en versos no parece ser la solución, hablarte está lejos de hacer posible la expresión que lo diga todo de una vez. Siento que doy mi amor y no es suficiente, como si siempre tuviera mido de revelarme tal cual soy.

Yo recuerdo que una vez me eché a tus brazos y no dejé de llorar, no te hizo captar mi dolor. Ese que poco a poco me mata sin razón. ¿Qué he hecho? ¿Por qué ahora no puedo sacarte de mi mente? Ah, yo vi tu rostro sorprendido cuando intentaste descubrir el motivo, pero las palabras destrozadas estaban ya. Y seguía en ese llanto cruel que me arrancaba la vida, que a pesar de querer aferrarme a tus brazos, me alejaba de tu calidez.

Sentí la dominante necesidad de quedarme ahí para siempre, en tus brazos, sabía de todos modos que eso no resultaría. Tu caricia en mi espalda pretendía aliviarme, pero tan desgarrada estaba yo. Se abre mi pecho de punzante dolor. ¿Puedes notarlo?

Quise demostrarte … quise escaparme y permanecer al mismo tiempo, quise no haberlo hecho…quise ocultarte mis lágrimas, de verdad. No resistí, no resisití. Soy una frágil crisálida que se abre y en su interior, sólo puede estar tu amor.

Soy una gota de agua sin dueño, soy un viento sin rumbo. Y lo sentí más aquella vez, como si la felicidad dependiera de tu permanencia junto a mí. Yo busque refugio en tí, sólo porque no quise caer… no quise caer. Ya estaba derrumbada, cómo hago para hacerte entender. La razón que es invisible… esencial…y habita en lo profundo de mi alma.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

et cetera
A %d blogueros les gusta esto: